//
Estás en...

Cocodrilos y caimanes

Medina de Rioseco, iglesia de Santa María de Mediavilla

Situada en el centro de la ciudad, es la principal de las iglesias y se ubica en la cota más alta de la localidad. Su construcción comenzó a finales del [[siglo XV], sustituyendo a otro edificio anterior, cuyos restos se conservan en la Capilla de los Palacios. Su estilo es Góticotardío, con añadidos renacentistas y barrocos, como la torre, reconstruida en 1700 al venirse abajo la anterior. En su interior se conservan las firmas de los constructores que tomaron parte en la misma.

En un artículo del periódico La voz de Rioseco encontramos relatada la historia del curioso reptil que se conserva en esta iglesia:

“Cuentan que cuando se estaba construyendo la iglesia, los obreros encontraban cada día toda su faena de la jornada anterior destruida. No se sabía quién era el responsable de aquellas fechorías hasta que se descubrió al monstruo. Era un enorme cocodrilo que atemorizó a todos los que le vieron. Otra versión de la leyenda dice que el reptil habitaba en el río Sequillo causando grandes estragos en personas y ganado por las cuestas del páramo de don Lázaro, en el paraje de Lera, donde estaba la Virgen de los Pastores. Nadie se atrevía a enfrentarse con la fiera, así que reunido el concejo decidió, ante la falta de corajudos voluntarios, conceder el indulto a un preso que había sido condenado a muerte si acababa con el cocodrilo. El reo así lo hizo valiéndose de una ingeniosa idea que salvó su cuello de lucir como corbata la áspera soga de la horca: se disfrazó con un traje de espejos, lo que hizo que el animal al verse reflejado en su oponente quedara atónito, -no sabemos si absorto con su belleza o asustado de su propia fiereza-, momento que aprovechó el condenado para propinarle, valga el símil taurino, una certera estocada que hizo rodar sin puntilla a la bestia.

Todavía la imaginación popular alimentó más la leyenda al pretender reconocer al villano, convertido ya en héroe, y a un niño salvado de las fauces del temible saurio retratados en un cuadro que desde el siglo XVIII existe junto al órgano barroco de la iglesia.

Pero en realidad, el cocodrilo no estuvo nunca vivo en Rioseco, ni el caballero del retrato lo mató, ni estuvo preso y mucho menos condenado a la pena capital, ni el niño que le acompaña corrió peligro por la ferocidad del reptil; pues en la parte inferior del citado óleo podemos leer: Berdadero retrato de Dn Manuel Milan hijo de la Ciudad de Medina de Rioseco en el Reyno [de] España que falleció en la ciudad de la Puebla de los Angeles de Edad de 41 años, a 11 de julio de 1757 a las 3 de la mañana y de su sobrino Dn Phelix Baquero Milán.

Lo que sí es cierto es que fue aquel Manuel Milán, riosecano que marchó a América en busca de una fortuna que encontró llegando a ser alcalde de la mejicana Puebla, quien donó la piel del gran caimán, -que al parecer, según expertos, tenía más de 100 años y procedía de los terrenos pantanosos del Golfo de Méjico- como un exótico regalo a la iglesia de su patria chica para la que ya su familia había sufragado diversas obras y donativos. Y parece ser que aquel niño, Félix, hijo de una hermana suya casada con un supuesto hidalgo de Valdenebro fue quien la envió a Rioseco legándola en su testamento a la iglesia y a la cofradía de la Soledad, de la que era cofrade, junto con varias arquetas de plata y carey, un cáliz y el retrato que les había pintado el artista azteca Miguel Castillo. El legado arribó a España en el galeón de Veracruz, a través de la Casa de Contratación de Sevilla, no sin avatares, pues la parroquia tuvo que reclamar a este organismo unas lámparas y unas vinajeras de plata que no habían llegado, seguramente por haber cambiado su destino algún avispado funcionario de la época hacia sus propias arcas.

(fuente: wikipedia y artículo del periódico La voz de Rioseco: http://www.lavozderioseco.com/?p=1507)

Agradecemos a Jesús (rabespierre de Flickr) el permiso para publicar esta imagen:

caimanrioseco.jpg

El lagarto de Medina de Rioseco, fotografía de rabespierre.

Ubicación:

Loading
Centrar mapa
Tráfico
En bicicleta
Tráfico
Google MapsCómo llegar

Categorías generales

Nuevo libro de Didi-Huberman

Dirección de contacto:

ed.sanssoleil@gmail.com

Un proyecto del CEISS:

cabecera